70a. Asamblea Mundial de la Salud: Nuestro análisis

Comparte esta entrada:

Entre el 22 y 31 de mayo de este año tuvo lugar la 70a Asamblea Mundial de la Salud (AMS70) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), durante la cual, como lo tratamos en nuestra columna del 26 de mayo de 2017 en Contagio Radio, Ginebra estaba bajo la lupa con relación al acceso a medicamentos.

Acceso a medicamentos: Ginebra bajo la lupa – Contagio Radio

Foto: galilciapress 26 May 2017 Esta semana y la siguiente (22 de mayo a 2 de junio) está en curso en Ginebra (Suiza) la 70° Asamblea Mundial de la Salud (AMS), el máximo órgano decisorio en cuestiones relacionadas con el derecho fundamental a la salud a nivel de Naciones Unidas, lo que significa un escenario con impacto en los 194 Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por un lado, desde hace por lo menos 14 años los Estados Miembros de la OMS saben que es necesario identificar modelos que incentiven la innovación y el desarrollo distintos del modelo de propiedad intelectual para atender aquellas enfermedades que afectan de manera desproporcionada a países de medianos y bajos ingresos, pero aún no impulsan decididamente la identificación de tales modelos de manera articulada y sostenible.

Por otro lado, el problema de la imposibilidad de pagar los precios de los medicamentos monopólicos ya no es exclusivo de los países de medianos y bajos ingresos; este problema llegó también a los países desarrollados gracias a casos como el del sofosbuvir, por lo que la innovación y el acceso a medicamentos en salud son un problema global. Estas dos situaciones hicieron que la AMS70 fuera un escenario en el que se tuviera la oportunidad de avanzar hacia la solución tanto del problema de innovación en el tratamiento de aquellas enfermedades que no son atractivas desde el punto de vista del mercado, como de la falta de acceso por precios escanadalosos presente en todo el mundo y por ello, junto con el Comité de Veeduría y Cooperación en Salud, monitoreamos cuatro temas en la agenda que, desde nuestra perspectiva, eran fundamentales para este propósito.

Lo que celebramos:

En el tema “15.6. Prevención y control del cáncer en el contexto de un enfoque integrado” los Estados Miembros de la AMS aprobaron la resolución con el mismo nombre (WHA70.12), la cual:

  • Reafirma los derechos de los Estados Miembros de utilizar plenamente las salvaguardas previstas en el Acuerdo de la OMC sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual  relacionados  con  el  Comercio  (ADPIC), como por ejemplo las licencias obligatorias o las importaciones paralelas,  con  el  fin  de  ampliar  el  acceso  a  medicamentos. Este derecho fue el que recientemente Colombia intentó ejercer para bajar el precio del medicamento para el cáncer imatinib pero que dadas las inmensas presiones tuvo su desenlace en un control directo de precios.
    • Un punto gris de esta celebración: la redacción final de la resolución omite hacer alusión a la trascendental declaración de Doha sobre el Acuerdo de los ADPIC y la Salud Pública, como acuerdo histórico que exhorta a los Estados a usar al máximo las salvaguardas de la salud pública.
  • Da el mandato al Director General de la OMS de preparar un informe técnico en el que se examinen los enfoques de fijación de precios, su transparencia y, entre otros temas, la relación entre los insumos a lo largo de la cadena de valor y la fijación de precios. Este fue el contenido de mayor controversia en toda la resolución, pues su redacción inicial consistía en la realización de un estudio de viabilidad de la desvinculación de los precios finales del producto de los costos de Investigación y Desarrollo (I+D), conocida como delinkage. No obstante este cambio en la redacción y en el alcance, este mandato permitirá “dar vía a las reformas más transformativas para hacer los medicamentos para el cáncer disponibles y asequibles“.

Así, celebramos que Colombia haya jugado un papel defundamental en la construcción y posterior aprobación de esta resolución teniendo en cuenta nuestros comentarios allegados al Ministerio en el mes de marzo desde el CVCS.

Lo que nos dejó un sabor agridulce:

En el punto del orden del día “13.3. La escasez mundial de medicamentos y vacunas y el acceso a ellos” fue evidente que hay una iniciativa creciente, encaminada a lograr separar el debate y abordaje de la escasez y el desabastecimiento de medicamentos y vacunas, del debate y abordaje del acceso a ellos al interior de la OMS. No obstante, si bien durante la sesión algunos Estados y organismos no estatales en relaciones oficiales con la OMS hicieron la solicitud de esta separación, el tema irá completo a la 142 sesión del Consejo Ejecutivo de la OMS.

Este desenlace sin duda resta importancia y velocidad a la solución del problema mundial de la falta de acceso e innovación en medicamentos, pero nos permite seguir trabajando de cara al próximo Consejo Ejecutivo en enero 2018.

Lo que va a mitad de camino:

Lo concerniente a la 13.4. Evaluación y examen de la estrategia mundial y plan de acción sobre salud pública, innovación y propiedad intelectual (GSPOA, por sus iniciativas en inglés), se compone de dos fases, a saber la evaluación y el examen, de los cuales la evaluación ya terminó y de manera nosatisfactoria. Los llamados de cara a los vacíos señalados en el documento correspondiente a esta fase no fueron desarrollados ni se ofreció resolverlos en un futuro.

Así, nos queda monitorear que en la siguiente fase, correspondiente al exámen de la estrategia mundial y plan de acción sobre salud pública, innovación y propiedad intelectual (GSPOA, por sus siglas en inglés), se recogan las siguientes valiosas retroalimentaciones, con miras a que al ser presentado a la próxima sesión del Consejo Ejecutivo de la OMS (Enero 2018) se cuente con un plan cuya implementación materalice los beneficios en favor de la salud de quienes sufren las consecuencias de un modelo de I+D en salud orientado por las expectativas de lucro:

  • Reconocer que la falta de acceso a los hallazgos en salud debido a los alarmantes y elevados precios es también una falla del mercado en I+D y que, por ende, el problema de la innovación y acceso a tecnologías en salud no afecta solamente a los países en desarrollo sino que es una problemática global que afecta a todos los países.
  • Las actividades de promoción de la I+D que adelanten los países requieren ir de la mano con la incorporación del concepto de delinkage, esto es, desvinculación del precio final del producto sanitario de los costos de I+D, para que puedan ser verdaderamente efectivas.
  • La necesidad de avanzar en el Convenio Global vinculante sobre I+D en Salud.
  • La importancia de que los países se unan para una plena utilización de las salvaguardas de la salud pública contenidas en los ADPIC y que los organismos multilaterales los apoyen y respalden en este propósito.
  • Insistir en la adopción dentro de este proceso de las recomendaciones del UNHLP con relación a delinkage, transparencia en precios y rendición de cuentas.

La fecha límite para implementación de dicho plan es el 2022 (5 años).

ALERTA: lo que se volvió prioridad

El debate entorno al 13.5. Seguimiento del informe del Grupo consultivo de expertos en investigación y desarrollo: financiación y coordinación (CEWG) tuvo un desenlace alarmante.

Por un lado, los proyectos de demostración, que en el 2014 calificamos como “nada distinto a un distractor, cuyo objetivo encubierto es archivar definitivamente el Convenio Global o al menos posponerlo indefinidamente mientras se ejecutan y evalúan los proyectos”, no podrán ser terminados por falta de recursos quedando su objetivo inconcluso: “identificar mecanismos innovadores de coordinación y financiación que puedan acelerar el desarrollo de medicamentos y otras tecnologías sanitarias necesarias en los países de ingresos medios y bajos”. Adicionalmente, no se definieron acciones para alcanzarlo en algún futuro, de manera que al parecer efectivamente los proyectos demostrativos están a punto de cumplir su escondido propósito, a saber, archivar el Convenio Global Vinculante propuesto por el CEWG en el 2012.

El escenario se agrava al ver que a pesar de que por lo menos 52 Estados Miembros de la OMS expresaron su interés en seguir buscando soluciones alternativas e innovadoras que aseguren la disponibilidad de financiamiento sostenible en I+D, el punto del orden del día se cierra sin ninguna alternativa de siguientes pasos que resuelvan el problema de la subfinanciación y sin poner a consideración de la Asamblea, tal como se solicitó en el año anterior, la realización de una sesión de Estados Miembros para evaluar los progresos y proseguir con las deliberaciones.

La amenaza inminente del fin a la recomendación del CEWG, a saber, “que los Estados Miembros emprendan un proceso de negociación formal de un Convenio Global sobre I+D en Salud, bajo los auspicios de la OMS, para promover el descubrimiento de productos que no pueden obtenerse al amparo del actual sistema de incentivos a la innovación”, hacen que este tema quede inmediatamente priorizado en nuestra agenda de trabajo.

Palabras finales

Consideramos que avanzar en la búsqueda y puesta en marcha de modelos alternativos para fomentar la I+D en salud, es no sólo un propósito visionario que propicia la exploración y reflexión de la hipótesis de que hay formas más eficientes y efectivas de hallar nuevas soluciones terapéuticas para las diferentes necesidades sanitarias del mundo, con los retos de construcción global de soluciones sociales que esto implique, sino también un deber de los Estados, dadas las falencias del actual sistema y sus graves efectos para la salud pública en términos de enfermedad y pérdida de vidas humanas.

Comparte esta entrada:

Comments are closed.