“It’s time to end the global freeloading once for all.” La explicación del ingreso de Colombia a la Priority Watch List del USTR

Comparte esta entrada:

 

President Trump Gives Remarks on Lowering Drug Prices

The White House

En la alocución presidencial del pasado 11 de mayo, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció las medidas que su Gobierno está tomando para cumplir una de sus promesas de campaña la cual fue bajar los precios de los medicamentos para los estadounidenses.

Luego de explicar algunas de las medidas internas el presidente Trump se refirió a la gran diferencia de precios de medicamentos entre los Estados Unidos y otros países del mundo, a lo que llamó ‘holgazanería global’ (traducción nuestra), ya que insinúa que los altos precios que se pagan en el mercado estadounidense son consecuencia de una suerte de ‘financiación’ de medicamentos a otros países.

Se refirió también a la solicitud explícita que le realizó al Representante Comercial del los Estados Unidos (USTR) de revisar todos los acuerdos comerciales teniendo como criterio prioritario el tema de propiedad intelectual mediante el cual se asegurarían de que cada país esté pagando lo que debe pagar y no menos.

Esta alocución aclaró las dudas sobre las razones que llevaron a que Colombia fuera incluida este año en la ‘priority watch list’ del 301 Special Report del USTR, lista de vigilancia de esa oficina en temas de piratería y propiedad intelectual, informe en el que se refieren a diversas políticas e iniciativas en pro del acceso a medicamentos en Colombia y amparados bajo derechos-obligaciones emanadas de la normativa internacional. El proceso de inclusión de Colombia en esta nueva categoría estuvo claramente motivada por comunicaciones de representantes de la industria farmacéutica multinacional de los Estados Unidos, entre ellos PhRMA.

Nuestro aliado estadounidense KEI, organización estadounidense, se refirió a esta alocución del presidente a través de un comunicado oficial que traducimos con fines de difusión de esta cuestión en español. Pueden encontrar la versión original del comunicado de KEI en inglés al finalizar esta publicación:

“La Administración Trump propone que el gobierno de los Estados Unidos defienda precios más altos de medicamentos en países extranjeros. Tendremos que ver los detalles de cómo se gestionará este esfuerzo, pero la propuesta de política general no es nueva. Desde la administración Reagan, cada presidente de Estados Unidos ha trabajado estrechamente con grandes compañías farmacéuticas para abogar por derechos de propiedad intelectual más amplios, fuertes y duraderos para nuevos medicamentos, barreras regulatorias a la competencia y debilitar los esfuerzos nacionales para bajar los precios de los medicamentos mediante restricciones en los reembolsos, controles de precios u otras medidas. Por ejemplo, los presidentes Obama, Bush y Clinton buscaron resultados similares, esfuerzos que se documentan fácilmente leyendo dos informes publicados anualmente por la Oficina de la Casa Blanca del Representante Comercial de los Estados Unidos (USTR). Éstas incluyen:

  1. Informe nacional de estimación del comercio de obstáculos al comercio exterior, y
  2. Informe especial 301 (ver: https://www.keionline.org/ustr/special301).

Se puede decir mucho sobre este tema, pero los siguientes son los puntos más críticos:

  1. El aumento de los precios de los medicamentos extranjeros, como se logró en las negociaciones tempranas del NAFTA en Canadá o las negociaciones de la OMC que condujeron al acuerdo ADPIC, no bajaron los precios de los EE. UU. De hecho, cuanto más altos sean los precios en el extranjero, y cuanto más difícil sea obtener genéricos de bajo costo fuera de los Estados Unidos, más fácil será cobrar precios más altos en los Estados Unidos.
  2. Aumentar los precios de los medicamentos aquí o en los mercados extranjeros, de hecho, mejora los incentivos globales para invertir en I + D para nuevos productos. Dicho esto, no es una forma eficiente de hacerlo, ya que las empresas, en el mejor de los casos, solo reinvierten una pequeña porción de los ingresos en I + D.
  3. Los gobiernos de todo el mundo no quieren precios más altos de los medicamentos, quieren precios más bajos, por lo que influir en los precios de los medicamentos extranjeros es difícil, especialmente cuando los precios más altos conducen a mayores déficits presupuestarios y/o menos acceso, y contribuyen a muertes y sufrimiento evitables de los ciudadanos de los países.
  4. La consecuencia de los altos precios de los medicamentos son las barreras de acceso predecibles, las mayores disparidades de acceso (basadas en los ingresos) y el abandono de toda pretensión de que “el acceso a la medicina para todos” es en realidad un objetivo.
  5. Una forma menos costosa y más efectiva de promover la innovación y abordar el ‘freeride’ es centrarse en los bajos niveles de financiación del sector público para la investigación biomédica en muchos países. Suiza, por ejemplo, se está enriqueciendo con su política de permitir que el NIH financie gran parte de la I+D que otorga licencias de universidades y otros receptores de subvenciones de los NIH, mientras proporciona muy pocos fondos gubernamentales para la propia investigación y desarrollo biomédico.
  6. El gobierno de EE. UU. debería apoyar, en lugar de oponerse, nuevas normas globales que exigirían a nuestros socios comerciales que igualen los subsidios de I+D que proporcionan el NIH y otras agencias federales, así como el Crédito fiscal para medicamentos huérfanos financiado por el gobierno de EE. UU. Esta es una forma de abordar las contribuciones transfronterizas a I + D sin matar personas.

Hemos observado varios cambios en las políticas a lo largo de los años con respecto a los precios de los medicamentos extranjeros. Lo más constante ha sido la constante colaboración entre el Congreso de los EE.UU. y el Poder Ejecutivo para imponer políticas a los países extranjeros destinadas a aumentar los precios de los medicamentos, algo que ocurre año tras año. Hubo algunas excepciones notables en la política pro-pharma y anti-paciente, incluidas las decisiones de 1999 a 2000 del presidente Clinton sobre patentes de drogas para el VIH en el África subsahariana (tras la considerable presión externa de activistas del VIH), en 2001 la Declaración de Doha sobre el Acuerdo sobre los ADPIC y la Salud Pública, y la nueva política comercial de 2007 adoptada por el Presidente Bush, que relajaron las presiones comerciales sobre algunos temas. La Administración de Obama trabajó muy estrechamente con las grandes farmacéuticas de una manera demasiado numerosa para mencionarla aquí, incluida la participación del vicepresidente Joe Biden entre otros, y la Administración de Trump ha tomado una línea dura a favor de los productos farmacéuticos, casi de inmediato.

Todo el estado de las cosas es espantoso, dado lo que se sabe sobre el sufrimiento humano asociado con precios altos y abusivos de los medicamentos, y la continua oposición del gobierno de EE.UU. a trabajar en un acuerdo de I+D en la Organización Mundial de la Salud u otros foros, y su oposición al trabajo sobre la desvinculación de los incentivos de I+D a partir de los precios de los medicamentos, medidas que, si se adoptaran, proporcionarían un futuro más prometedor en el que la innovación, el acceso, la asequibilidad y la equidad serían factibles ” James Love. Director KEI.

KEI statement on Trump Administration efforts to force price increases for drugs sold in foreign countries | Knowledge Ecology International

The following statement can be attributed to James Love, Director, on May 11, 2018. “The Trump Administration is proposing that the U.S. government advocate higher drug prices in foreign countries. We’ll have to see the details of how this effort… Continue Reading →

 

Comparte esta entrada:

Comments are closed.