Ceremonia 10 años de funcionamiento del “Banco de Medicamentos” – Junio 6 de 2013

Comparte esta entrada:

Palabras de la Directora del Banco, Dra. María del Rosario Gómez

El día 6 de Junio de 2013 se llevó a cabo el acto de celebración de los 10 de vida del Banco de Medicamentos de Misión Salud.

El acto tuvo lugar en la Capilla de la Conferencia Episcopal de Colombia, donde Monseñor Fabián Marulanda, miembro de la Junta Directiva de Misión Salud desde su fundación, celebro la misa conmemorativa, en unión de representantes de las instituciones beneficiarias del programa, el grupo de colaboradores de Misión Salud y el Banco de Medicamentos, e invitados especiales.

A continuación se transcriben las palabras de saludo de la Directora del Banco, Dra. María del Rosario Gómez:

Hace 10 años, Misión Salud tenía un sueño que entonces parecía inalcanzable: cubrir la falta de acceso de medicamentos en la población más pobre del país. Sin un referente en el mundo, y sin más recursos que el entusiasmo y la fe, empezamos a estructurar un Banco de Medicamentos que beneficiara a toda persona en condición de vulnerabilidad, con medicamentos esenciales de buena calidad que cubrieran todas las enfermedades, siguiendo las directrices sobre donaciones de la OMS.

Hoy podemos decir, con inmensa alegría, que el sueño se ha hecho realidad: el Banco de Medicamentos beneficia en forma permanente, en diversas regiones del país, a más de 40 mil personas, a través de Hogares geriátricos, centros de protección al menor, centros de discapacidad y brigadas de salud.

Una década después, sabemos que nuestro Banco de Medicamentos, que es el banco de todos, no habría sido posible sin el apoyo decidido y constante de los laboratorios benefactores, y de tantas otras personas que en forma anónima han hecho aportes de diversa índole, no solo materiales, decisivos para la consolidación y el crecimiento del programa.

Sabemos también que, gracias al respaldo incondicional y generoso de la Iglesia, y a la confianza de las más de 400 instituciones que han creído en el Banco y que nos han abierto sus puertas, hemos podido contribuir, en nuestra modesta escala, a la gratificante labor de proteger y curar a los más desprotegidos, niños, adultos mayores, discapacitados, mujeres gestantes, a los enfermos; a los que sienten dolores.

Más gratificante aún es saber que un programa que beneficia a decenas de miles de personas, y que entrega centenares de miles de medicamentos, ha logrado nacer, crecer y consolidarse, con muy limitados recursos económicos, físicos y humanos, en un ejercicio austero y discreto de Responsabilidad Social.

Y la realidad es que el Banco, que comenzó hace 10 años con 5 personas, en una pequeña casa y con mínimos recursos económicos, pero con muchas ganas de ayudar y trabajar con responsabilidad, se mantiene hoy, diez años después, con el mismo número de empleados y con las mismas limitaciones, pero logra crecer cada día, gracias al empleo eficiente de los medios y de la tecnología disponibles. El programa de trazabilidad diseñado por el mismo Banco, es hoy referente de seriedad y eficacia en los procedimientos de recibo, clasificación, distribución y entrega de medicamentos.

En los años más recientes se han complementado las tareas misionales del Banco en materia de suministro de medicamentos e insumos, con programas de educación continua sobre gestión de medicamentos, talleres sobre atención al adulto mayor y cursos de primeros auxilios, que han permitido a nuestros beneficiarios aprovechar mejor, cada día, los recursos que hoy logramos poner a su disposición.

Así pues, gracias al ánimo incansable de todo nuestro equipo de colaboradores, que mes a mes, y año tras año, a lo largo de la última década, ha dedicado su trabajo y esfuerzo a la causa de hacer de la salud un derecho de todos, y por supuesto, gracias al corazón y al liderazgo infatigables de nuestro Director General, hoy podemos mirar el futuro con optimismo renovado.

Además de agradecer su generosa presencia en esta fecha tan especial, sólo nos resta decirles que, en los años venideros, esperamos ser fieles a los mandatos del Santo Padre Francisco: trabajar con humildad por los pobres.

Muchas gracias.

Comparte esta entrada:

Comments are closed.